De Barones y Marqueses a Insolentes y Parlanchines

Es evidente y significativo el importante cambio que se ha producido no sólo en el diseño de las botellas y etiquetas para vino, sino también en los nombres comerciales de dichos vinos.

No hace tanto tiempo, era difícil encontrar un nombre de vino que no empezara por Marqués, Hacienda, Viña, Barón, Pago o Dinastía… Así mismo, las etiquetas eran casi siempre algo pomposas, cargadas de escudos heráldicos y de colores sobrios. Algunos ejemplos por todos conocidos son: Dinastía Vivanco, Viña Ardanza, Marqués de la Concordia, Marqués de Riscal o Pago de Capellanes

Quizás todo tenga un sentido, quizás el vino, tradicionalmente ha sido una bebida orientada a un consumidor “maduro”, en cualquier caso mayor de 30 años, para un consumo esporádico y muy relacionado con ocasiones algo solemnes… Quizás y afortunadamente, esos tiempos han terminado.

¿Qué ha pasado en los últimos años para que se produzca un cambio tan radical? ¿Se pretende acercar el mundo del vino a un público más joven? Ahora las etiquetas cuentan con diseños muy modernos y en muchas ocasiones algo extravagantes, colores chillones, nombres atrevidos. Hasta el precio parece haber sido reajustado para acercar el vino a ese consumidor de entre 20 y 30 años que hasta ahora no prestaba ninguna atención a esta bebida (al menos si no era para mezclarla con Coca & Cola…)

Ahora nos encontramos con nombre como Insolente, El Hombre Bala, Cojón de Gato, El Novio Perfecto, Parlanchín.

Es evidente que todo esto forma parte de una revolución “marketiniana” del mundo del vino y  no debemos perder el foco. En ningún caso es conveniente relacionar uno u otro tipo de etiqueta con mayor o peor calidad del vino. Lo más importante de una botella de vino sigue siendo lo de dentro…

En cualquier caso, no me negarán que abrir una botella de vino “bien vestida”, con una etiqueta elegante, de vidrio oscuro, con corcho de calidad, nos estimula y nos ayuda a que la experiencia sea aún más grata.

Sin comentarios

Deja un comentario

Creado por: @DeBlancoaTinto