Los blancos de Ribera y los tintos de Rias Baixas…

calentamiento-global-vino

El calentamiento paulatino de la Tierra y los efectos que este hecho está produciendo en nuestro día a día, es algo que ya nadie puede negar. Evidentemente, este aumento de la temperatura media de nuestro planeta afecta y mucho a las regiones productoras de vino en el mundo entero.

Como ya comentaba en este artículo sobre la calificación de las añadas, el clima es uno de los factores más importantes para determinar la calidad de una región vinícola y por consiguiente de los vinos que allí se producen. Como regla general, podemos decir que las zonas que en principio cuentas con un clima más favorable para la producción de la uva, son las que se encuentran entre los paralelos 30 y 50 al Norte y los paralelos 20 y 40 al Sur, o lo que es lo mismo, los países que se encuentran en la franja comprendida entre el norte de África y el sur de Inglaterra (en el Norte) y la que se encuentra entre el norte de Australia y el sur de Sudáfrica (en el Sur.)

 

La temperatura media del planeta ha ascendido 0,7 ºC en los últimos 20 años. Se estima que a mediados del siglo XXI, este aumento medio podría llegar a los 2 grados. Esto significaría por ejemplo, que el tercio sur de la península ibérica, pasaría a ser de manera irrevocable, zona no apta para la producción de vinos, mientras que por ejemplo el sur de Inglaterra se convertiría en una región excepcional para tal fin.

En regiones demasiado cálidas,

las uvas maduran en exceso con la consecuente pérdida de complejidad aromática y un exceso de azúcares que conlleva a su vez un aumento de los grados alcohólicos. El aumento de temperatura, también provocaría la “debilidad” de los vinos ante el ataque de microorganismos.

 

Ante este nuevo panorama, los agricultores de muchas regiones vinícolas tendrán que plantearse el cambio a otras variedades de uva que se adapten mejor a las nuevas condiciones meteorológicas o en el peor de los casos, no tendrán más remedio que abandonar definitivamente el cultivo de la uva.

Prestemos atención al nuevo mapa vinícola que se avecina en las próximas décadas y estemos atentos a los movimientos que muchas importantes bodegas realizarán en breve.

Se acabó el “boom” del ladrillo, y el del vino…

Igual estoy equivocado, ¿eh? De ser así, no dudéis en corregirme, pero me da la impresión de que últimamente es difícil abrir una revista o periódico y no encontrarse con un club de vinos que te ofrece la mejor selección al mejor precio, una bodega que nos cuenta la historia de su creación y evolución a través de generaciones, el encarte de una gran superficie que nos muestra todo su catálogo de vinos, con fichas de cata, recomendaciones y toda la información que podamos necesitar o una escuela de hostelería dispuesta a enseñarnos todo lo que necesitamos saber para convertirnos en “expertos” sobre vino. ¿Qué está pasando? ¿Existe un creciente interés por el vino? ¿Las ventas han caído tanto que no queda más remedio que invertir en comunicación para conseguir vender? ¿Ambas cosas?

 

No descubro nada si digo que existe un importante movimiento en torno al mundo del vino, sobre todo entre los más jóvenes. Numerosas bodegas surgieron en los últimos años como “grandes proyectos”, en muchos casos apadrinadas por “famosos”, que poco o nada tenían que ver con el mundo del vino. Como no podía ser de otra manera, muchas de ellas están pasando ahora verdaderas dificultades para seguir adelante. Sin ir más lejos, en De Blanco a Tinto, recibimos con bastante frecuencia llamadas de bodegas solicitando información para incluir sus vinos en nuestro catálogo, pero como está sucediendo en muchos otros sectores, demasiada oferta para tan poca demanda…

Y ahora, ¿qué hacemos con tanto vino? Existe excedencia, si, mucha excedencia. Y como consecuencia de ello, sucede que España es el líder mundial en exportaciones de vino a granel a un precio medio de 40 céntimos de euro por litro. Cada vez nos distanciamos más en esta primera posición de nuestros inmediatos competidores (Italia y Francia), que optan por consagrar sus exportaciones con vinos de más calidad (o por lo menos más caros…)

¿Es la exportación a granel la solución para acabar con la excedencia del vino en España?
Creo que siendo el primer productor de vinos en el mundo (el 15% de la superficie mundial destinada al cultivo de la vid se encuentra en España), lo principal es vender y dar salida a nuestro vino, pero no sólo a costa de “tirar” el precio.

Es interesante que nuestras exportaciones de vino a granel crezcan como lo están haciendo desde el año 2000, especialmente en estos tiempos de recesión económica. Pero, ¿Qué pasa con los vinos de más calidad? En una reciente encuesta realizada entre los consumidores del Reino Unido (uno de los principales mercados a nivel mundial), se llegaba a la conclusión de que los británicos catalogan nuestro vino como “un vino que no llevarían a casa de unos amigos como aportación a una cena, si su intención es la de quedar bien” Mal camino…

 

En definitiva creo que una vez más está fallando nuestra habilidad para “vendernos” mejor en el extranjero.

Variedades de uva en el mundo

¿Cuántas variedades de uva existen en el mundo? Pregunta difícil de responder con exactitud, pero tampoco es necesario hacerlo con tanta exactitud. Basta con decir que son miles y ya con eso nos podemos hacer una idea de lo difícil que es dar un número exacto y mucho más clasificarlas todas. Sin embargo, si podemos precisar mucho más, cuando hablamos de las uvas que son “apropiadas” para elaborar vino, ya que el número de de estas variedades se reduce considerablemente, quedándose en unas cien.

 

En el Museo Ampelográfico de Madrid, poseen una colección de casi 3000 variedades, lo que lo convierte en el primero en importancia de nuestro país y el tercero en el mundo.

Pero antes de profundizar un poco sobre este tema, quiero comentar como anécdota, un error bastante típico que se produce con frecuencia entre los “no iniciados” en el mundo del vino.

Tempranillo es una variedad de uva, concretamente la más extendida en España. Por lo tanto, el término “tempranillo” que tanto vemos en las etiquetas de nuestros vinos, no tiene nada que ver con el tiempo de crianza que el vino haya tenido en barrica
Quiero dejar esto bien claro, porque aunque parezca de “perogrullo”, no lo es tanto, ya que he oído en muchas ocasiones, personas que confunden el término “vino joven” con el término “tempranillo” (hasta ahí, puede ser comprensible). Esto me pasó por última vez hace unos pocos días en una cena entre amigos, donde uno de ellos, me hacía la siguiente observación: “Entonces, los vinos se clasifican en tempranillo, crianza, reserva y gran reserva, ¿verdad?” Después de esa pregunta, nos pusimos a hablar de fútbol y todos nos quedamos mucho más tranquilos…

 

En breve, publicaré una serie de artículos específicos sobre las variedades de uva más importantes y conocidas del mundo. Por el momento, en el siguiente enlace, podéis consultar breves descripciones sobre las variedades de uva más populares.

En España, la variedad de uva más extendida es la Tempranillo, con la que se elaboran algunos de los vinos más reconocidos de nuestro pais, ya sean monovarietales (vinos elaborados con una única variedad de uva) tales como Malleolus Sanchomartín o varietales (elaborados con mezcla de diferentes variedades) como el Vega Sicilia Único.

Por supuesto, la variedad o variedades de uva empleadas para elaborar un determinado vino,

Robert Parker: El amigo que todo bodeguero quiere tener…

Pero, ¿Quién es Robert Parker? Muchos de vosotros, si sois aficionados al vino habréis oído varias veces este nombre y otros muchos, aun siendo aficionados, posiblemente no tengáis ni la menor idea de quién es Robert Parker.

robert_parker

En seguida os resumiré quien es y que representa Robert Parker, pero para que os hagáis una idea de la relevancia de este personaje, os diré que Robert Parker representa hoy en el mundo del vino lo que la FIFA al futbol, los jueces a la justicia o la Guía Michelín a los restaurantes. Y estoy siendo bastante duro con él…

 

Robert Parker es un americano nacido en Baltimore en 1947. Estudió para abogado y se convirtió en uno de ellos

Fue precisamente en su época de estudiante cuando decidió visitar a su novia que por aquel entonces estudiaba en Francia. Casualidades de la vida, tras llevar unos cuantos días allí consumiendo refrescos en los locales que frecuentaba, se percató que el vino era mucho más barato que la “coca-cola” y teniendo en cuenta su situación económica de aquel momento… De esta manera tan sencilla y casual, comenzó la nueva pasión del que hoy en día es el crítico de vinos más influyente del mundo.

 

¡Y vaya si le gustó el vino! A partir de ese momento, empezó a sentirse interesado por un mundo que nunca antes le había motivado. Estudió, observó y sobre todo probó muchos vinos (que por aquel entonces, tenía que comprar…). Con mucho esfuerzo y pasión se convirtió en enólogo y decidió crear lo que en aquel momento no existía en su país, un ranking de vinos que se convirtiera en una guía independiente, fácil y rápida de consultar. Era él mismo el que cataba y puntuaba los vinos y orgulloso los publicaba en su pequeña revista que decidió llamar “The Wine Advocate

The Wine Advocate es hoy en día la publicación sobre vinos más influyente del mundo (con mucha diferencia). Las puntuaciones de Robert Parker, pueden lanzar una bodega desconocida a lo más alto o por el contrario, complicar el año a cualquier bodega consagrada cuyo vino “insignia” haya obtenido una puntuación mediocre del señor Robert Parker y su equipo.

Y es aquí, donde empieza la polémica. ¿Cómo es posible que una sola persona haya obtenido tanta relevancia en el complejo mundo del vino? ¿Sigue siendo The Wine Advocate, la revista “independiente” que nació hace ya muchos años? ¿Por qué las grandes bodegas de todo el mundo pagan los viajes al “gurú” y su equipo para que visiten sus instalaciones y caten sus vinos in-situ? Podríamos decir, que el lío está montado…

Evidentemente, ya son muchos los detractores de Robert Parker, los que quieren acabar con su figura (profesionalmente hablando…) y los que dudan de la objetividad de las puntuaciones otorgadas.

Mi finalidad con este artículo, no es decantarme en una u otra postura, sino simplemente la de que todos aquellos que no habíais oído hablar de Robert Parker, tengáis una idea de quién es y de la influencia que puede tener en la comercialización de cualquier vino. A partir de ahí, que cada uno saque sus propias conclusiones…

Por último, os dejo el sistema de puntuación empleado para valorar los vinos.

Espero que la información os haya sido útil.

Añada excelente, ¿y qué?

¿Quién de nosotros no ha llevado alguna vez en la cartera una de esas tablas de añadas por si algún día pedimos una botella de vino en un restaurante y queremos estar seguros de la “calidad” que ofreció una Denominación de Origen en un determinado año? Lo cierto, es que casi todos la hemos llevado y dejarme que mire, porque igual yo todavía la llevo…

Pero, ¿tiene esa tabla alguna utilidad? ¿Quién y cómo decide la calificación de una añada? ¿Debemos fiarnos? Pues vamos a verlo, si os parece…

Lo primero que debemos tener claro, es que el término “añada” hace referencia al año en el que se recogió la uva que posteriormente se empleó para elaborar un vino en concreto. En ocasiones también se puede usar el término “cosecha” o “vendimia”. En el champagne se utiliza el término “millésime”.

¿Cuáles son los factores que se valoran a la hora de calificar una añada?

  • Clima: De gran importancia, ya que marca tremendamente la calidad final de la uva y evidentemente, poco o nada podrá hacer el bodeguero con una uva de baja calidad. La climatología perfecta para conseguir una uva esplendida sería un final de invierno y un comienzo de primavera con tiempo suave, ya que de esta manera la planta brotará antes y el ciclo de vegetación y maduración será más largo. El verano ha de ser seco y caluroso, aunque no extremadamente caluroso.
  • Finalmente algo de lluvia durante las dos últimas semanas antes de la vendimia, también será de gran ayuda, ya que limpiará las uvas y aportará nutrientes de última hora. Por supuesto, las heladas a destiempo, el granizo o vientos fuertes pueden echar por tierra en un solo día lo que venía siendo un año climatológico perfecto…
  • Enfermedades o plagas: Ya sean en forma de insectos (pulgones, arañas rojas, cochinillas, avispas, polillas, etc.) o en forma de enfermedades producidas por muy diferentes causas (Oidio, Mildiu, Excoriosis, etc.), lo cierto es que las plagas o enfermedades pueden arruinar una cosecha por muy idóneo que haya sido el clima.

Pero el tema más importante de este post, es: ¿Quién decide finalmente que calificación tendrá una añada?
Pues amigos, lo deciden los propios consejos reguladores de cada Denominación de Origen, a través de un comité formado por catadores, bodegueros y en ocasiones periodistas especializados. Y es aquí, donde yo empiezo a dudar…

Por si ya dudaba poco, investigando un poquito descubro que desde el año 1993, sólo el consejo regulador de la D.O

El Bierzo, se ha atrevido a calificar una añada como deficiente. Si no me equivoco, estamos en el año 2009, por lo que han pasado 16 años desde entonces y si tenemos en cuenta que hoy en día tenemos más de 60 denominaciones de origen en nuestro país… uno puede llegar a la conlusión de que igual se nos ha dado demasiado bien esto de hacer vino en los últimos 16 años… y no hemos tenido ni plagas, ni enfermedades, ni granizo, ni nada de nada… ¿A alguien más le han aflorado las dudas?

 

Creo que puede más el ímpetu de vender que la “plena honestidad” a la hora de calificar una añada.Parece claro que vender un vino cuya añada ha sido calificada de regular o deficiente, no parece tarea fácil…

Por tanto, mi opinión sobre la valoración de las añadas, es que puede ser un dato orientativo, pero en ningún caso definitivo, ya que son muchos los casos de vinos excelentes elaborados con uvas procedentes de malas añadas o al revés.

Vinos de Priorat, sólo vale la perfección

La Denominación de Origen Priorat, es la segunda denominación de vinos española en obtener la calificación de Denominación de Origen Calificada (D.O.Ca.). Como ya habréis supuesto, la primera en obtener esta calificación fue Rioja, que la posee desde el año 1.991, siendo la única hasta el año 2.000 cuando se sumó la anteriormente mencionada Priorat.

priorat
No deja de ser curioso, que si consultamos la página oficial de la D.O.C Rioja, podemos leer lo orgullosos que están en Rioja de ser la única denominación de origen española a la que se ha otorgado el distintivo de “calificada”. Señores de Rioja… han tenido 9 años para darse cuenta de que ya no son los únicos en poder presumir de D.O.Ca., quizás, por respeto a sus muchos adeptos, a todos los amantes del vino de este país y sobre todo por respeto a la verdad, podrían ir pensando en modificar esa información lo antes posible, que yo creo que ya va siendo hora… Pero en fin, ese es otro debate en el que no voy a entrar ahora.

Hoy quiero contaros algunos curiosos datos de esta denominación y de su espectacular progresión en los últimos años. La D.O.Ca. Priorat, puede presumir hoy en día de ser una de las más reconocidas, no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo.

En la última lista elaborada por el reconocidísimo enólogo Robert Parker, los vinos de Priorat fueron reconocidos entre los primeros, situando 6 de sus caldos entre los 22 vinos más valorados del mundo, hecho este, que ninguna otra región vinícola en el mundo puede ni siquiera llegar a soñar.

Allá por el año 1.974, la zona del interior de Tarragona donde hoy en día se ubican la mayoría de viñedos de la D.O.Ca. Priorat, representaba poco más que unas cuantas hectáreas inertes y una de las zonas más devaluadas de Cataluña. Sin embargo, un estudio realizado por las FAO (Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación), sacaba a relucir las extraordinarias condiciones de estas tierras para el cultivo de la vid. A partir de ese momento, todo cambió…

¿Qué es lo que aporta tanta calidad a los vinos de Priorat?

Uno de los principales secretos se encuentra en las características geológicas de sus suelos, con desniveles medios del 15%, ricos en pizarra y cuarcita rojiza. Es decir, características muy poco favorables para el cultivo de la vid… curioso, ¿verdad?

Sin embargo, estas dificultades aparentes, hacen que la cepa tenga que buscar nutrientes en la profundidad, que la producción sea más escasa y por tanto de mayor calidad. Si a estas condiciones, añadimos que las cerca de 90 bodegas que se albergan bajo esta denominación, apostaron hace ya mucho tiempo por el trabajo bien hecho y la exigencia máxima en todas sus acciones, parece inevitable que el resultado positivo está garantizado.

Por poner alguna pega, hay que decir que al producir tan pocas botellas, el precio irremediablemente sube.