Cómo abrir una botella de vino sin sacacorchos

Corchos vino

Imagina por un momento que te encuentras en una reunión de amigos y te dispones a abrir una botella de vino. De pronto, descubres con horror que no tienes sacacorchos. ¿Qué puedes hacer? Pues lo mejor es prevenir, y para eso nosotros tenemos un montón de sacacorchos que te sacarán del apuro la próxima vez.

Pero claro, estás con la botella en la mano, tus amigos en la mesa, y no tienes tiempo de ir a De Blanco a Tinto a comprar. ¿Qué haces? Toma nota, porque te damos 5 consejos para que puedas abrir una botella de vino sin sacacorchos en caso de urgencia.

1. El método percha

No vale cualquier percha, debe ser una de esas de alambre que nos dan en las tintorerías. Debes estirar el gancho de la percha y, con la ayuda de una pinza, doblar el extremo formando un anzuelo. El resultado lo introduces entre el cuello de la botella y el corcho y conviertes ese anzuelo en tu “saca-corchos” de urgencia.

2. El método guía telefónica

Esta tiene su miga.  Deberás remover el capuchón del cuello de la botella. Después, apoya la guía telefónica en la pared, encima pon la base de la botella, y golpea cuidadosamente la base contra la pared. La guía telefónica será un amortiguador. La presión del vino empujará el corcho.

3. El método zapato

Funciona igual que el anterior, pero consiste en sujetar la base de la botella con el talón del zapato, o zapatilla, y golpear la suela contra la pared.

4. El método tornillo

Saca tu caja de herramientas y al líod. Perfora el corcho con el destornillador y el clavo. ¿Sabes ese movimiento que haces con los brazos del martilla cuando quieres sacar de la pared un viejo clavo? Pues aquí, lo mismo, pero con el corcho.

5. El método cuchillo

Ante todo, muuucho cuidado porque estamos hablando de un cuchillo, y como lo hagas mal, te puedes cortar. Básicamente, consiste en introducir el cuchillo en el corcho y girar la hoja, al igual que girarías un sacacorchos.

Coincidirás con nosotros en que son métodos de “urgencia”, sólo aptos para esos momentos de pánico en los que, o no tenemos o no encontramos, nuestro sacacorchos.

Insistimos, casi mejor que te des una vuelta por nuestra tienda y lo remedies.

Sin comentarios

Deja un comentario

Creado por: @DeBlancoaTinto