Descubriendo el Pago de Carraovejas y su Ribera del Duero

Peña de Carraovejas

Hoy viajamos hasta Peñafiel, en Valladolid, para visitar el Pago de Carraovejas, una de las bodegas de mayor tradición e historia de la zona. Tenemos que remontarnos a 1987 para empezar a hablar de esta bodega que, no obstante, nació en la mente de su presidente, José María Ruiz Benito, 5 años antes.

En 1982 se abrió el Restaurante José María, en Segovia, y al famoso cochinillo de la zona le surgió un acompañante perfecto: el vino Ribera del Duero. Desde entonces tuvo claro José María que quería su propio vino.

Ahora son más de 14.000 m2 de superficie de bodegas en Peñafiel las que nos permiten hablar de un vino de ata calidad en el que se optimizan todas los recursos de la zona.

La bodega se encuentra en e cruce de ríos, pero protegida de los fríos vientos del norte por un imponente cerro. Además, cuenta con molinos antihelada que mitigan los efectos de la helada negra, evitando el congelamiento de la vegetación. Si a todo esto le sumamos el cariño y mimo con el que se produce el vino, estamos sin duda ante uno de los mejores productos del país. Un cuidado que hoy en día le ponen más de 40 trabajadores.

Pago de carraovejas reserva 2007

Y de toda su producción, que actualmente alcanza las 160 hectáreas, queremos destacar el Pago de Carraovejas Reserva 2007, un Ribera del Duero Reserva criado 12 meses en barrica de roble francés y americano con una singular sensibilidad, sin duda fruto de ser elaborado con las técnicas más avanzadas, pero respetando los procesos naturales, desde su cultivo hasta el embotellado.

Este vino tiene un color rojo cereza con matices púrpuras que en nariz presenta aromas a frutas negras, cacao y balsámicos, y en boca es largo, goloso y equilibrado.

Por añadir algún valor más a este de por sí ya atractivo vino, el prestigioso crítico Robert Parker le ha dado 90 puntos y la Guía Peñín 93. Con cochinillo, o sin él, no podemos más que recomendarte cates el Pago de Carraovejas Reserva 2007. Puébalo y nos cuentas qué tal.

,

Sin comentarios

Deja un comentario

Creado por: @DeBlancoaTinto