El vino y la música

El maridaje o arte de combinar un determinado vino con los alimentos más adecuados para el mismo (o viceversa), consiguiendo así una fusión perfecta de aromas, sabores, texturas e incluso colores, es una técnica empleada hace ya muchos años.

vino-y-musica

Sin embargo, sin ser tan antiguo el concepto de combinar el vino con la música, cada vez encontramos más certezas sobre el hecho de que el tipo de música que escuchamos mientras bebemos una copa de vino, puede influir notablemente sobre la percepción final que nos deje ese vino.

Tal y como pude leer en un artículo publicado en el blog El Gran Catador, la Universidad Heriot Watt de Edimburgo, desveló las conclusiones de su estudio sobre la percepción del vino en función de la música que se esté escuchando. En este estudio van más allá y demuestran incluso que cada variedad de uva tiene sus “preferencias musicales”. Así por ejemplo, la Cabernet Sauvignon nos mostrará todo su potencial con una música fuerte, mientras que una balada tranquila nos ayudará a descubrir las virtudes de la uva Merlot.

Mi opinión personal es que quizás, como sucede con muchos otros temas entorno al mundo del vino, estamos sacando las cosas un poco de quicio. No digo que no podáis hacer la prueba de seleccionar diferentes variedades de uva, colocarlas en fila en la encimera de vuestra cocina e ir probando con diferentes músicas, descartando así todas las dudas sobre que uvas bailan más con una “salsa” y cuales lo hacen con un Rock & Roll, pero me da la impresión de que ninguna de ellas se convertirá en el «alma de la fiesta…»

 

Bromas aparte, lo que nadie podrá discutir, es que no tiene nada que ver el hecho de tomar un vino en un lugar desagradablemente ruidoso que hacerlo acompañado de una música adecuada y tranquila. Eso parece evidente, tan evidente como que la diferencia la notaremos tanto con el vino, como con cualquier otra bebida, ¿no os parece?

Y que conste, que esto lo digo respetando enormemente el trabajo realizado por los chicos de la Universidad de Edimburgo,

Sin comentarios

Deja un comentario

Creado por: @DeBlancoaTinto