Presentación de nuevas añadas de Rioja: Decepción

Ayer tuve la oportunidad de asistir a la presentación de las nuevas añadas de los vinos de Rioja, que se celebró en el Hotel Villamagna de Madrid.

Considero que siempre es interesante asistir a este tipo de eventos, tanto para los amantes del vino en general como para los profesionales que nos dedicamos de una u otra manera al vino.

Normalmente se aprovechan estas ocasiones para catar algún que otro vino con el objetivo de descubrir las «virtudes» o carencias de los mismos, para charlar con bodegueros, distribuidores, o cualquier otro profesional y… (entre nosotros), para intercambiar algunas tarjetas en busca de una posible colaboración comercial que muy de vez en cuando, termina por establecerse.

Lamentablemente, ninguna de estas cosas se pudo hacer demasido bien ayer. De ahi, que el titular de este post, no pueda ser otro que DECEPCIÓN.

En primer lugar, y es algo que nunca podré entender, los vinos estaban calientes. Parece inexplicable que en un evento organizado por una de las denominaciones de origen más conocidas del mundo, en uno de los grandes hoteles de la capital de España, no haya nadie que caiga en la cuenta de que la temperatura del salón, no puede ser tan alta como para que los asistentes se encuentren cómodos en manga corta, tal y como sucedió ayer.

Ya hace algunas semanas, manifestaba mi malestar sobre la temperatura a la que se sirven los vinos en muchos bares y restaurantes, pero si en eventos de la importancia del de ayer no damos ejemplo, ¿qué se puede esperar?

 

Aunque tenía pensado aprovechar para probar un buen número de vinos, al final sólo probé tres: Azpilicueta Crianza 06, Campillo Crianza 06 y Beronia Crianza 06. De ninguno pude sacar conclusiones positivas debido a la inadecuada temperatura.

Me pareció gracioso, que al comentar la situación con uno de los representantes de una de las bodegas presentes, me apuntara que «bueno, por lo menos jugamos todos en el mismo campo...». Estupendo, pues nada… que el mundial de fútbol se juegue en campos de tierra, que tampoco pasa nada.

El otro tema importante de asistir a estos eventos es conocer gente, hablar del sector, comentar nuevas ideas, etc. Esto tampoco se pudo hacer, porque la mayoría de los asistentes estaban más preocupados de alcanzar alguna de las escasas bandejas con canapés que de vez en cuando sacaba a pasear algún asustado camarero. La verdad es que sus razones tenían los camareros para tener ciertos temores, porque en alguna ocasión se vivieron escenas vergonzosas de «persecuciones a la bandeja«, y os puedo asegurar que no estoy exagerando lo más mínimo.

Para rematar la noche, las bodegas no tenían mesas asignadas, sino que todas las botellas se colocaron juntas y los bodegueros, comerciales, periodistas, sumilleres, etc. se movían libremente por la sala en busca de los vinos a probar.

De esta forma, resulta más complicado establecer relaciones comerciales y al principio de la conversación, es casi obligado recurrir a la célebre frase empleada antiguamente en los pueblos: Y tu… ¿de quien eres?

 

En definitiva, salí muy decepcionado de la presentación de las nuevas añadas de los vinos de Rioja y sobre todo, con la sensación de que a allí nadie nos presentó nada. Ah… si, creo que el presidente de la denominación, D.

,

One Response to Presentación de nuevas añadas de Rioja: Decepción

  1. silvia 28 octubre 2009 at 21:28 #

    Vergonzoso me parece , que en un hotel de esa categoria y suponiendo que este evento se hace en beneficio de todos los que a el acuden , ocurra algo asi.

Deja un comentario

Creado por: @DeBlancoaTinto