Protos Finca El Grajo Viejo

ProtosGrajoviejo

Nunca dejaré de emocionarme cuando una gran bodega (y evidentemente Bodegas Protos es una de las más grandes de España), saca a la luz un nuevo proyecto en forma de uno de esos vinos que de antemano se que no me van a defraudar, ni a mi… ni a casi nadie. (lo de «casi» lo digo porque al refranero hay que tenerlo siempre en cuenta y ya se sabe que al fin y al cabo, «para gustos los colores»)

Pero hablando de colores, quiero precisamente hablarte no sólo del color, sino también de otros detalles interesantes que trae el nuevo vino de Bodegas Protos: Finca El Grajo Viejo.

Nos encontramos ante un vino que ya nace con un pan debajo del brazo

Y es que, este a diferencia de otros grandes vinazos que están surgiendo en los últimos tiempos en nuestro pais, tiene la suerte de contar con el respaldo de un gran nombre, el de Bodegas Protos.Pero lo que has leído hasta ahora, es posible que ya lo supieras, asi que paso a contarte alguna peculiaridad de Finca El Grajo Viejo. La bodega ha pasado los últimos diez años experimentando con uvas de 18 pagos diferentes, hasta dar con la combinación idónea. Uvas obtenidas de cepas viejas, de más de 70 años cuya producción es escasa pero de una calidad exultante.

 

Algo más de 9.000 botellas es la producción total de este vino de añada 2009, que salen ahora al mercado para someterse al juicio de aquellos que puedan permitirse hacerse con alguna de estas botellas.

Color rojo cereza, con un buen abanico aromático y una gran complejidad, nariz de fruta madura, notas especiadas, balsámicos, tabaco y notas minerales.

En boca es sabroso, amplio, potente pero con un tanino fino y elegante, muy expresivo, con el nervio que le da la acidez de estas viñas cultivadas en terrenos muy pobres y a unos 800 m. de altitud.

 

Final largo, agradable y persistente donde sobresale el toque mineral.

Va a tener una larga vida, por su estructura y por el buen equilibrio tanino noble-acidez. Y por esta larga vida,

,

Sin comentarios

Deja un comentario

Creado por: @DeBlancoaTinto