Helados de vino

«Y de postre, tomaré un helado de vino, concretamente con sabor a Chardonnay». Me diréis que no suena de lo más «cool».

helado de vino

Dos jovenes neoyorkinos Bret Birnbaum y David Zablocki estudiaban la posibilidad de abrir un restaurante lounge/bar (como les gusta decir por alli…) en el bohemio barrio de Brooklyn, Nueva York. Ambos, grandes amantes del vino, empezaron a debatir sobre que valor añadido podían ofrecer a sus clientes, aquello que les caracterizara, que les diera un plus capaz de distinguirles del resto de los numerosos bares glamurosos que inundan la zona.

David Zablocki empezó a darle vueltas al tema de elaborar helados con vino como principal ingrediente hace varios años, mientras trabajaba como chef en un importante restaurante de California. Ahora de vuelta en Nueva York, y tras descartar la idea de abrir el restaurante, David y Bret decidieron crear la empresa dedicada a la elaboración de helados con sabor a vino. Hasta el momento comercializan 9 diferentes sabores entre los que se encuentran el champagne o la sangria.

Los helados se elaboran utilizando vino ya finalizado. Su principal objetivo es conservar la mayor cantidad de cualidades únicas del vino, reduciendo al máximo la adicion de ingredientes que no tengan que ver con el vino.

El resultado es un sorbete cremoso de gran textura y con 0% de materia grasa. Es importante saber que mantienen un 5% de alcohol en su composición, por lo que no son indicados para niños.

 

Su éxito está siendo importante y ya podemos encontrar sus helados de vino en más de 300 tiendas en 30 diferentes estados de Norteamérica.

Hasta el momento, no se comercializan en España, lo cual es una pena, porque yo tengo verdadera curiosidad por probar todos los sabores de este curioso producto.

Sin comentarios

Deja un comentario

Creado por: @DeBlancoaTinto